amazon-payment google-plus instagram dogecoin forbrugsforeningen litecoin amex bitcoin cirrus discover fancy interact jcb mastercard paypal stripe twitter visa diners-club dk apple-pay facebook maestrooo pinterest tumblr vimeo youtube minus plus close-thin arrow-left arrow-right comments rss close hamburger cart-empty cart-full dropdown-arrow dropdown-arrow-right profile search arrow-left-thin arrow-right-thin check star back-to-top-arrow

EL VINO EN ARGENTINA – PRIMERA PARTE

Publicado por Nicolas Loisier en

Algunas fuentes indican que las primeras uvas en Argentina llegaron desde La Serena en Chile hasta Santiago del Estero gracias al fraile Juan Cidrón en 1557.

Otras fuentes indican, que la uva llegó más temprano, en 1542 con la expedición de Diego de Rojas quien planto las primeras uvas cerca de la laguna Guanacache.

Se dice que las primeras uvas que llegaron en las futuras ciudades de Mendoza y San Juan fueron traídas por el pionero Juan Jufré, quien era también un conquistador y comerciante.

Después de la conquista española en la Argentina, la gente empezó a ver el potencial agrícola de la región de Cuyo.

En 1641, el jesuita Alonso de Ovalle escribe:

"Los vinos son muy generosos y de tanta fuerza, que con llevarse por tierra más de trescientas y cuatrocientas leguas, por los calores inmensos de las pampas de Tucumán y Buenos Aires, a paso de buey, con que vienen a durar los viajes muchos meses, llegan sin recibir ningún daño y duran después cuánto quieren sin corromperse y esto con tanta abundancia que dan abasto a toda la gobernación y provincias y llegan hasta el Paraguay, que está otro tanto más lejos"

Es la llegada de nuevas variedades de uva en 1850 y la inauguración de la línea de tren entre Mendoza y Buenos Aires que realmente empezó una explosión de la producción de vino y ayudo a tener una mejor calidad de vino.

¿Porque? Antes de la llegada del tren, la mayoria de los vinos eran fortificados con alto nivel de alcohol para poder evitar que vuelvan a fermentarse durante el transporte, después de eso, los vinos producidos tuvieron un grado alcoholicó normal.

La competición intensa con los vinos de viejo mundo, hizo que muchos productores de esta época se fueron a investigar a Europa para conocer más de las técnicas de viticultura y enología.

Después de la segunda guerra mundial, Argentina estuvo en un momento de crecimiento económico muy importante que se acompañó, también con un crecimiento del consumo de vino.

¡En 1970, los argentinos consumían un promedio de 92 litros de vinos por persona en un año!

 


Compartir esta publicación



Publicación más reciente →

0